fbpx
Internacionales

Continúan los incendios en San Francisco California

Los incendios forestales que azotan California produjeron aterradores cielos negros y naranjas sobre la bahía. Las autoridades pidieron a los residentes que «mantengan la calma y traten de quedarse en casa».

Para muchos residentes de San Francisco, los cielos tenían un matiz ominoso en pleno día. El departamento de bomberos local trató de ofrecer un mensaje esperanzador cuando se dirigió a los residentes de la ciudad. «Sabemos que el humo, la oscuridad y el brillo anaranjado dan miedo», tuiteó el departamento de bomberos, «pero esto va a mejorar».

Los cielos anaranjados son un síntoma de los mortíferos incendios forestales. Al menos siete personas han muerto, y miles huyeron de sus casas. California, Oregon y Washington están luchando por contener los devastadores incendios de las zonas boscosas. La gobernadora de Oregon, Kate Brown, advirtió que esta «podría ser la mayor pérdida de vidas humanas y propiedades» en la historia de ese estado.

Los vientos de los últimos días han alimentado y transportado las enormes nubes de humo espeso, que han cubierto gran parte de la costa del Pacífico, afectando a la visibilidad y la calidad del aire. El humo, unido a la niebla habitual de esta época del año sobre San Francisco, ha sido responsable de unos cielos inéditos: sin apenas luz a pleno mediodía y de un anaranjado casi rojo que a su vez «tintaba» todo lo demás. El cargado humo de los incendios deja además cenizas que cubren vehículos, hogares, mobiliario público y las mesas y sillas de restaurantes que sirven en el exterior a causa de la pandemia de Covid-19.

La razón por la cual se da este fenómeno es porque la niebla y el aire frío provenientes del océano impiden que el humo (impulsado por aire caliente) llegue al suelo, y lo mantienen en una capa superior de la atmósfera, y este a su vez se encarga de tapar la luz solar.

Más de cuarenta incendios se mantienen activos en California, veinte de ellos catalogados por las autoridades de «grandes fuegos», en la peor temporada registrada en ese estado hasta la fecha. En total, la zona ha registrado más de 7.600 incendios desde que comenzó el año y hasta septiembre ya ha arrasado más de 930.000 hectáreas y emitido enormes cantidades de humo a la atmósfera.

Estas cifras toman mayor relevancia comparándolas con las del año pasado, ya que en todo 2019 se declararon menos de 5.000 incendios, que quemaron 118.000 acres, es decir 47.000 hectáreas. El gran temor de las autoridades es que estos números se han alcanzado incluso antes de la que en los últimos años venía siendo la «temporada» de incendios, entre octubre y noviembre, y que este año se espera que sea especialmente peligrosa a causa de la extrema sequedad.

Noticias relacionadas

Botón volver arriba